jueves, 11 de septiembre de 2008

El chocolate en Europa


El chocolate fue introducido en Europa por los españoles después del descubrimiento de América. Primeramente se conoció en México como producto típico del país, compuesto a base de semillas de cacao trituradas, un poco de miel, especias y harina de maíz. Tal producto no era del gusto de los españoles ya que en un pricipio probaron una mezcla de cacao con agua, el sabor era tan amargo que lo primero que supusieron fue que era una poderosa medicina, y con el tiempo las monjas decidieron agregarle azúcar, lo que hizo que el cacao se volviera el chocolate como lo conocemos hoy. Hacia el año 1520 se enviaron a España pastillas del nuevo producto, en el siglo siguiente se instalaron en Europa las primeras fábricas, primero en Florencia y luego en Francia.

El Vaso de la Bebida



La inscripción dice yuk'ib' tayutal kakaw ? b'olon ts'akb'u ajaw, lo que puede traducirse como "Este es el vaso para la bebida de cacao, del Rey [nombre personal], el noveno sucesor".

 El nombre que aparece al final de la frase identifica al dueño del vaso, cuyo rango de ajaw(Rey o Señor) indica que pertenecía a una familia real. Se desconoce su procedencia, pero se han encontrado vasos con textos muy similares en una tumba real de Tikal. Es probable que este vaso también formara parte del ajuar de una tumba real en el noreste de Petén.

Textos de este tipo son comunes en la cerámica del periodo clásico en las tierras bajas mayas. Muchos vasos y otros objetos de cerámica llevan textos del tipo conocido como "secuencia primaria standard", esencialmente marcas de propiedad, que identifican al dueño del objeto en cuestión. Además, pueden incluir información sobre la vasija misma, su forma, función y el nombre del artista que la elaboró. Muchas de las inscripciones escritas sobre vasos de cerámica los identifican como vasos para bebidas de cacao. 

Una receta con Tradición: MOLE POBLANO



Ingredientes:
● 1 guajolote
● 400 g de chile mulato desvenados 
● 400 g de chile ancho desvenados 
● 100 g de chile pasilla desvenados 
● 3 chipotles desvenados y hervidos 
● 4 jitomates 
● 100 g de ajonjolí tostado 
● 100 g de pasas 
● 100 g cacahuates 
● 1 bolillo 
● 3 pimientos 
● 2 clavos 
● Un poco de anis estrellado (al gusto) 
● Un poco de canela (al gusto) 
● 3 cebollas 
● 1 tortilla frita 
● 5 dientes de ajo 
● 2 tablillas de chocolate 
● azúcar (un poco) 
Preparación: 
Limpiar el guajolote, cortarlo en piezas y freírlo en una cazuela grande. 

Asar y pelar los jitomates y molerlos con los chiles chipotles. Añadir la mezcla al guajalote. Cuando todo se haya resecado, añadir un litro de caldo, sazonar con sal y cocer a fuego lento. 

Freír los chiles mulato, ancho y pasilla en manteca hasta que estén ligeramente dorados (sin quemar). 

En un comal, tostar el ajonjolí y el anís, y aparte, freír juntos los cacahuates, pasas, pan, tortillas y especias. 

Moler todo con los chiles, ajos y cebollas. Agregar un litro de caldo para disolverlo. Añadir el chocolate y dejar sazonar hasta que espese. Agregar el azúcar y luego las piezas de guajolote. 

Al servir, espolvorear con el ajonjoí tostado.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Los Mayas



Los Mayas fueron los primeros de Mesoamérica en cultivar el cacao hace más de dos mil años, dándole a su fruto gran valor como alimento (lo mascaban) y como moneda. Más tarde, la cultura azteca continuó la tradición llamando "cacahuatl" al fruto (cacao en lengua Nahuatl). Ellos también lo reconocían como un regalo de los dioses y lo disfrutaban en grande: elaboraban una bebida fuerte y espumosa que estaba destinada a los soldados y a los jerarcas, aunque también circulaba en determinados festejos y rituales.

El chocolate es delicioso...




y también irresistible

La Leyenda


Cuenta la leyenda que el Dios Quetzalcoatl bajó de los cielos para transmitir sabiduría a los hombres y les trajo un regalo: La planta de Cacao. Al parecer, los otros Dioses no le perdonaron que diera a conocer un alimento divino, y se vengaron desterrándolo: fue expulsado de su tierras por el Dios Tezcatlipoca.

Un poco de historia del cacao al chocolate


 











 Los prehispánicos creían que Kukulkán, el Dios mas importante para los mayas, casi como Quetzalcoatl para los mexicas, había entregado los primeros granos de cacao al hombre, después de crear al hombre de maíz (según el popol-vouh). Esta semilla era tan importante para los sacerdotes y para la gente en general, que comenzó a ser utilizado como moneda. Además, los mexicas utilzaban al cacao como bebida reconfortante y energética, lo cual, después de la llegada de los españoles, describían como una bebida que daba energía para todo el día sin necesidad de más alimentos.

En esos tiempos, el método de preparación de la bebida de cacao era: tostaban y trituraban las semillas de cacao, a ésto agregaban agua para hacer una pasta, luego calentaban para que la manteca del cacao subiera a la superficie y luego poder separarla. Después se mezclaba fuertemente para que sacara espuma y se tomaba frío. A esta bebida se le agregaba chile, vainilla, achiote o miel para condimentarlo.
 
Cuando Cristobal Colón llevó el cacao, como lo conocía, a España, no fue importante para la gente española,  pues el sabor amargo no era mucho de su agrado, pero las mujeres empezaron a tomarlo en secreto, y también lo condimentaban hasta con pimienta.
Cuando se hacían viajes, se llevaban cuadritos de chocolate para comerlos durante el viaje y ganar energías y en su momento lo mezclaban con agua para tomarlo.
El chocolate se fue expandiendo por Europa desde Italia hasta Inglaterra, donde se mezcló por primera vez con leche en lugar de agua. A veces también lo mezclaban con leche, huevos, alcohol y vino añejo. También fue el primer lugar donde se ofreció en forma de pastelillo al rededor del 1746.